Corre a cuidarte. Cuidados de la piel para chicas que corren

Estando una vez en una actividad al aire libre, mis amigas y yo dudamos en aplicarnos protector solar. El día estaba nublado, prácticamente no había sol y protegerse de lo inexistente parecía necio. Una de las guías que resultó ser dermatóloga, casi entra en pánico: “Siempre, siempre, siempre, aplíquense protector solar”.

Sirva la experiencia personal para dar por explicada la primera regla de las actividades bajo el cielo: por favor, por favor, por favor, aplíquense protector solar en las zonas expuestas al sol, esto incluye los labios, los párpados, el dorso de las manos, los codos y las rodillas. Sean obsesivas y aplicadas: aplíquense protector solar. Si no les molesta en su rutina, también pueden usar lentes de sol con protección UV y gorras, el cuero cabelludo también es parte importante de la piel.

Vaselina, santa patrona

Si corres, te sabes este truco. Si corres y no te sabes este truco, seguro estás en el dolor. La fricción contra la tela o contra otras partes del cuerpo puede ser realmente dolorosa si no se tiene la protección adecuada. La humedad y la sal en el cuerpo lo agravan aún más. Para evitar rosetones, quemaduras y hasta heridas lacerantes -no exagero- la vaselina debe convertirse en tu mejor amiga a la hora de correr.

Antes de iniciar el entrenamiento, pasa revista a las zonas en las que necesitas cuidar, allí la vaselina actuará como lubricante y evitará que la piel, roce tras roce, origine una herida. Axilas, ingles, a lo largo de la línea del brasier (mujeres) y pezones (hombres) son puntos vulnerables. Si se trata de los pies recuerda protegerte con curitas o adhesivo antes de arrancar, nadie quiere tener una excusa para no correr al día siguiente 😉

Cara lavada es mejor

cara libre de maquillaje

No te maquilles. En serio. Asfixias los poros justo cuando más necesitan respirar y pueden vengarse de ti reportádote desgradables granos y espinillas. Pero si esto no es suficiente, piensa en cómo lucirá tu rostro empastelado en base, rimel y sudor cuando termines el entrenamiento o llegues a la meta. Además, las endorfinas que liberamos cuando hacemos ejercicio nos hacen sentir tan lindas y sexys como ninguna ilusión de maquillaje podrá recrear. En serio, no te maquilles.

Retira lo extra

Sudar es una de las principales ventajas de hacer ejercicio, liberamos toxinas y desprendemos células muertas, pero si quedan en la piel, no estamos haciendo nada. Usa un exfoliante corporal una vez por semana y en el rostro hasta dos veces por semana, dependiendo de tu tipo de piel.

No se sabe cómo surgió esa costumbre de exfoliarse con azúcar, pero mi dermatóloga insiste en que, vista con un dermatoscopio, la piel luce como si nos hubiera arañado un gato. Usa productos de calidad, te lo mereces. Y si te procova algo natural y casero siempre podrás usar miel y avena, nunca azúcar.

Hidrátate

Hidrata la piel: el sudor, los baños, las exfoliaciones sin la debida hidratación corporal pueden dejarte hecha una pasa. Usa cremas corporales ligeras antes de correr, con un poco más de cuerpo para después del baño o como te sientas más cómoda, pero no dejes de usarlas. Prueba varias hasta que consigas la que más te gusta. A mí me gusta usar Beducen como hidratante ligera, no es pegostosa, no tiene olor y es súper efectiva. Esto no es publicidad, es un consejo.hidratación facial mujeres corredoras

Claro que la hidratación más importante viene de tu termo de agua. Hidrátate antes, durante y después del ejercicio. Toma agua como loca. Luego podemos discutir los beneficios para tu rendimiento, pero hoy hablamos de la piel y el agua es perfecta para que no te deshidrates y, sí, exacto, no luzcas como una pasa.

Como ves, es un asunto de mucho sentido común, pero sobre todo de constancia y de eso, las chicas que corren tienen de sobra.

 

Melanie Pérez Arias