Una comunidad para mujeres felices

Una comunidad para mujeres felices

Un día como hoy hace un año y gracias a la motivación de una buena amiga, me puse los zapatos y me estrené en el mundo del running, con más inocencia que convicción. Lo que inició como una estrategia para deshacerme de un par de kilos se ha convertido en una motivación diaria, un espacio que no se negocia en la agenda de la semana, una metáfora de la vida y hasta en este proyecto que se materializa hoy con este blog.

Chicas que corren aspira a ser un punto de encuentro que, principalmente, espera  reunir a mujeres corredoras o con planes de iniciarse en la disciplina. Aún así, será una comunidad abierta para todas aquellas mujeres que desean vivir mejor, desde el punto de vista integral.

Las mujeres de hoy estamos expuestas a grandes presiones y exigencias, no sólo aquellas que vienen del entorno -como ocurrió en el pasado- sino también de las que laten dentro de nosotras mismas.

En Chicas que corren, correr es el verbo que servirá de hilo conductor para profundizar  en otros temas relacionados con el hecho de ser mujeres felices y equilibradas, satisfechas con nuestra vida: pareja, entrenamiento, salud, sexualidad, estética, espiritualidad, autoestima, nutrición, maternidad, entre otros. También será un espacio abierto para contar las historias de mujeres corredoras que compartirán con nosotras su secreto de éxito sobre el asfalto y en otros terrenos de la vida.

Te invitamos a recorrer con nosotras el camino del crecimiento y la evolución personal en la práctica del running y de cualquier otra meta que te plantees en la vida. El éxito de una de nosotras es también la inspiración de otras que sueñan con conquistar nuevos logros.

La amiga que me inspiró a correr y con quien comparto la creación e impulso de este proyecto corrió junto a mí en mis primeros 10 kilómetros hace casi un año. Corrió más lento sólo para darme ánimo y poder cruzar la meta junto a mí. Eso queremos ser para ti. Aplaudirte en cada kilómetro, apoyarte en tu preparación y abrazarte en la llegada. Bienvenida.